El cambio: Un constante presente en el 2020

El cambio: Un constante presente en el 2020

@abe_andres 

El 2020 lo esperaba con muchas ganas por los nuevos proyectos, por el trabajo que había por delante, por el tema académico y por las competencias que tenía agendadas. A comienzos de año luego de un corto descanso por fiestas y año nuevo me encontraba recuperándome de una pequeña lesión en el cuádriceps luego de un largo e intenso 2019. Con el pasar de las semanas me encontraba más en forma y a finales de enero estábamos en Ultra Huachi 55K, Puebla – México. Competencia en la cual viajaría con mi compañero de equipo y aventuras José Juan Ciccia. La carrera nos dejó un gran recuerdo y la motivación de seguir entrenado para los siguientes objetivos del año.

En el mes de febrero luego de organizar la Triatlón Puerto Huarmey competencia del campeonato nacional de triatlón (Ancash), volvería a México para Desafío en las Nubes 60K (DEN) en Xicotepec, Puebla – México. Volvíamos a Puebla lugar donde suelen organizarse muchas de las carreras de montaña en México. Esta vez era mi tercera ocasión en la región y luego de un intenso verano tocaba volver al frío del norte para competir en una carrera muy similar geográficamente a la carrera que había competido hace un mes y con un alto nivel de competidores. Sabía que México era buena plaza para medirse, venía recuperándome de una lesión y poder entrar dentro del Scratch siempre es una motivación adicional. Esta carrera la terminaría con un sprint final de un poco más de un kilómetro elevando las pulsaciones al máximo. Estas dos últimas carreras me habían costado mentalmente y físicamente, al no estar acostumbrado a este tipo de terrenos, pero siempre aceptando estos nuevos retos que se pueden presentar. Ahora tocaba descansar, comer tacos, enchiladas y enrumbar hacia nuestro próximo destino. Todos estos últimos viajes en México no serían posible sin la guía y compañía de Adán Valencia gran amigo y anfitrión que siempre está disponible para una nueva aventura. Pocos días después nos encontrábamos tomando el avión de Querétaro rumbo a Chihuahua donde recogeríamos una camioneta y manejaríamos por ocho horas hasta llegar a Urique, Barrancas. Muchas anécdotas de este viaje que ameritaría escribir un poco más de esto más adelante. Días después nos encontrábamos en la línea de partida de Ultra Caballo Blanco 80K rodeado de cerca de 500 corredores entre ellos Raramuris (Tarahumaras), corredores nacionales y extranjeros. Luego de largo día metido en las barrancas con un intenso sol cruzamos la meta y muy agradecido por vivir esta experiencia única.

Andres Olivera

En el viaje de retorno ya empezábamos a escuchar cada vez noticias acerca del COVID-19 era algo que aún se escuchaba un poco lejano y en mi regreso por el aeropuerto de ciudad de México ya se iban teniendo ciertas medidas de seguridad. Llegaba a Lima y comenzaba la cuenta regresiva para el The North Face Endurance Challenge, un evento para el cual estábamos trabajando desde el mes de septiembre con la finalidad de poder seguir innovando y llevar una experiencia única al participante en el evento más grande e importante de la escena del trailrunning nacional. Reunión tras reunión íbamos viendo alternativas con la finalidad de optar la mejor por la seguridad de los participantes. Llegó el día viernes 13 de marzo y por decisión de todo el equipo involucrado en la producción del evento decidimos postergar primero el evento y luego cancelarlo. El fin de semana lo aprovecharía para poder estar con amigos entrenando y despejando la mente, llegaba el domingo en la tarde y las noticias de entrenar en un confinamiento estricto por unas semanas no era muy alentador para todos los planes del año.

Durante los tres meses de confinamiento estricto las primeras semanas fueron un poco complicadas, luego de unos días intentaba entrenar entre una a tres horas encima del rodillo con la bicicleta con la finalidad de sudar un poco y no perder el estado físico. Durante todo este tiempo en casa me sirvió para compartir más con la familia, retomar proyectos que había dejado a un lado por falta de tiempo y empecé a destinarle cada vez más horas a cosas que captaban mi atención. Este tiempo me sirvió para tomar la decisión de mudarme a Annecy, Francia para estudiar una especialización de Sports Marketing, design and communication en la Universite Savoi Mont Blanc. Era uno de mis objetivos para el 2020 pero ante la carga laboral y proyectos cada vez lo veía más lejano. Considero que el tiempo sólo ayuda aclarar mejor las cosas y es una de las mejores decisiones que pude tomar este año para seguir capacitándome en lo que llama mi atención y apasiona.

Un común denominador este año fue que hubo un gran crecimiento en la práctica deportiva luego del confinamiento, dada las medidas realizadas en cada país una de las actividades permitidas era la actividad física y muchas personas encontraron en ella la forma de liberar tensiones y buscar motivaciones en un año complicado para todos. En lo personal, mi segundo mes de mayor actividad física luego del mes de octubre es junio donde mi única motivación era volver estar en forma para poder volver a disfrutar de los entrenamientos y pequeños proyectos que tenía en mente. Luego de este mes pude estar en forma para poder completar ciertos segmentos en subida en montaña que tenía en mente con la finalidad de poder tener mis mejores PR (Personal records) y para los que usan Strava los KOM (King of the Mountain). Llegaría el último mes en Lima y luego de un intento fallido en el año 2016 pude completar la ruta que la denomine Integral La Molina, pude no sólo cerrar este círculo si no también una etapa que había dejado abierta. Salí muy temprano en solitario con la convicción de poder lograrlo sacando los KOMs que se encuentran en el circuito: https://www.strava.com/activities/3951748437 quizás para muchos no tenga sentido el recorrido pero en lo personal es un lugar que desde que comencé a estudiar en la universidad era mi patio trasero de entrenamiento. Semanas antes de viajar nos encontrábamos en la planificación del lanzamiento de Tailwind Nutrition en Perú, en un año difícil con muchos factores en contra tomamos el reto de seguir adelante con este proyecto y contra viento y marea hemos podido sacar adelante este emprendimiento y compartir este excelente producto con muchas más personas.

Llegando a Francia y conversando con unos amigos sabía que se realizarían un par de carreras. Durante este tiempo pude participar en dos carreras una de 60K con 4000m+ en la cual hice DNF en el KM50 y otra de 34K con 2000m+ que pude entrar en quinta posición. Venía aprovechando al máximo los ratos libres de explorar la zona corriendo y en bicicleta, con los días largos del verano y el buen clima animaban mucho a estar fuera de casa buscando nuevas aventuras. Con el pasar de las semanas se empezaba a escuchar nuevamente de un confinamiento en Francia y luego de las vacaciones de fin de verano las restricciones volvieron. En estas vacaciones aproveche en hacer un viaje en bicicleta de más de 500km visitando a unos buenos amigos disfrutando de los paisajes de los Alpes franceses y suizos. Al día siguiente que se estableció el confinamiento en Francia estaba rumbo a Vallais, Suiza en casa de mi gran amigo Marc Masconi, nos había quedado pendiente entrenar juntos este año así las próximas semanas fueron cargadas de largas horas de entrenamiento explorando el patio trasero y estudiando. Tuve la oportunidad de compartir buenas conversaciones, almuerzo y cenas junto a su madre llena de anécdotas en medio de la montaña. Luego que se levantaran las restricciones en Francia volví a Annecy (ciudad donde actualmente estoy viviendo y estudiando). Durante las últimas semanas he ido planificando un poco lo que vendrá a ser el 2021 tanto en lo profesional como en lo deportivo, siempre con un plan A-B-C-Z. Muy pronto tendremos el lanzamiento del documental que filmamos este año para Ultra Trail Cordillera Blanca con la finalidad de promocionar el destino a nivel turístico y deportivo. Venimos trabajando para que la carrera se pueda realizar del 26 al 29 de junio en Huaraz, Ancash – Perú.

Andres Olivera

Ha sido un año complicado para todos el cual ha desafiado mucho más a unos que a otros, conversando con muchas personas coinciden que este tiempo los ha ayudado a enfocar sus energías en lo que los apasiona y tratar de encontrar su razón de existir, volviendo a conectar con ciertas cosas que se habían dejado de lado que eran importantes en su vida. Suelo ser una persona muy positiva y abierta a situaciones complicadas porque creo que es donde uno puede experimentar nuevas sensaciones y buscar un crecimiento personal. Debido a una “estabilidad” en todo sentido había perdido la motivación de varias cosas, ahora trato de disfrutar estos pequeños momentos haciendo lo que me gusta y compartiendo con las personas cercanas. Luego de este año muchas de mis prioridades han cambiado lo que me ha ayudado a destinarle tiempo a lo que más llama mi atención. Las metas se logran trabajando día a día, haz que cada día cuente en tu vida y sea la oportunidad de desafiarte. Al final estamos de paso en esta vida, mejor intentarlo hoy que mañana puede ser muy tarde.

#NeverStopExploring